¿En qué beneficia el mindfulness al surf?

Respira hondo, relájate, espera la serie, mira el horizonte, disfruta del momento, y concentra toda tu atención en surfear la próxima ola. Estás haciendo surf, y estás haciendo mindfulness.

El mindfulness, atención plena en castellano, está siendo aplicado en diferentes ámbitos profesionales que abarca desde el mundo de la empresa, con ejemplos en Google o Nike, hasta el mundo del deporte, con deportistas de élite como Paul Gasol o Novak Djokovic que han incluido la meditación como parte de su rutina de entrenamientos. Diversos estudios han corroborado que la práctica del mindfulness induce a la mejora de la capacidad de concentración, de decisión o de rendimiento, todo ello cualidades básicas para la práctica de cualquier deporte.

El surf es una actividad que nos obliga a mantener un elevado estado de concentración, nos ayuda a explorar nuestros límites y nos proporciona relajación, así como felicidad en una perfecta armonía con el medioambiente. Es un deporte que refuerza la autoestima, apuesta por la superación personal y permite combatir el estrés ayudándonos a relajar la mente. Todos aquellos que hayan tenido la suerte de practicar este deporte se verán reflejados en estas líneas.

La contribución del mindfulness al surf

Pero, ¿en qué contribuye el mindfulness a la hora de practicar surf?. El mindfulness, disciplina que nos anima a vivir y disfrutar del momento presente, nos enseña a apartar las preocupaciones y pensamientos negativos, y a forjar nuestra resiliencia, es decir, nuestra capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponernos a ellas. Así mismo, la meditación mindfulness provoca una reducción de la presión sanguínea, el ritmo cardíaco y respiratorio, así como el consumo de oxígeno, todo ello de gran beneficio cuando nos encontramos en el agua. Es por ello, que si quieres mejorar tu nivel de rendimiento en el surf, la práctica de mindfulness puede convertirse en tu gran aliado.

En este sentido, la revista especializada Bakio publicó recientemente un artículo titulado “Surfeando una nueva ola: Mindffullnes” donde resaltaba que “un surfista por encima de todo es un ser humano y, como tal, está expuesto a toda la gama de emociones inherentes a la vida, ya sean buenas o malas, agradables o desagradables”.

Mindfulness propone convertirnos en agua, desarrollar la capacidad de encontrar la calma a pesar de los imprevistos y de las turbulencias, aprender a surfear las olas que llegan en el mar y en la vida. Convertir nuestra mente en un océano en el que, a pesar de que puedan surgir tempestades en la superficie, siempre encontraremos el fondo tranquilo y sereno.